lunes, 5 de abril de 2010

Juego de 3


No te quiero lastimar, no te quiero mentir, pero no puedo seguir así. No miento cuando digo que me agrada tu compañía, que me gustan tus caricias… que me encantan tus besos, y de la seguridad que me haces sentir, mejor ni hablar. No te quiero engañar, que te sientas como una vez me hiciste sentir, pero no encuentro como enfrentarte para decirte que no soy dueña de mí, que mi mente y mi espacio lo ocupa alguien más, no sé cómo, no sé cuando, pero logro’ entrar, sin tocar ni preguntar si podía pasar fue tomando cada detalle y marcándolo suyo; no lo había notado, hasta que estuve contigo.

Me escribiste algo hermoso, que cualquiera desearía… que mal me siento al confesarte que una y mil veces desee que no fueras tu quien lo leyera, que cuando me besaste pensé en el. Lo siento, pero él me hace vibrar, algo que no puedo evitar. A veces me hace sentir que me maneja a su antojo… mentiría si niego que me agrada.

Me siento aturdida, acorralada en este juego de tres. No quiero hacerte victima de esto, solo buscaba despertar en él su instinto animal; un animal feroz, que salga en busca de su presa y la devore con sus garras, algo crudo tal vez… No lo tomes a mal, solo busco de esto, una pasión brutal.